Certificaciones con aval internacional. Facilitadores certificados y con amplia experiencia en diversos países. Clases 100 % prácticas sobre casos reales. Aprendizaje experiencial. Acceso a plataforma con contenidos complementarios al material oficial del curso. Uso de herramientas digitales de facilitación, interacción y colaboración.